EL MITO DE LIMONOV: Historia de un servidor


Una vez para mis adentros y otras en voz alta, profería indignadas acusaciones dirigiéndome a un jurado imaginario al que trataba indistintamente de “chavales” y de “caballeros”. Por un lado, proclamaba mi inocencia y, por otro, les hacía ver la desvergüenza, la histeria y el descaro de Gatsby. De repente, hasta pensé: «Ya veréis cuando vengan mis colegas soviéticos, con sus guerreras descoloridas, para vengarme de todo lo que Gatsby me ha hecho soportar. La venganza será terrible»


A estas alturas todos deben de saber ya que Eduard Limonov no es un personaje creado por Emmanuel Carrère, sino que es una persona real. Escritor y poeta, político y opositor a Putin, disidente exiliado en Nueva York  donde vivió como vagabundo, donde llegó a ser mayordomo de un millonario. Durante la guerra de los Balcanes se posicionó del lado serbio. Su vida es toda una novela, tal vez por ello su obra se basa en ella.

Nacido con el nombre de Eduard Veniamínovich Savenko el 22 de febrero de 1943 en Dzerzhinsk, Rusia en la actualidad. Hijo de un oficial del NKVD, se mudó de niño junto a sus padres a Jarkov (actual Ucrania), donde se convirtió en un delincuente juvenil. Alcanzó el estrellato como poeta underground en Moscú para pasar más tarde a vivir en la indigencia en Nueva York donde desempeñó diversos trabajos hasta convertirse en mayordomo de un millonario. Esta etapa se recoge en varias de sus obras. Posteriormente se trasladó a París donde es un autor de culto. En 1991 regresa a Rusia e inicia sus andanzas políticas. Fundador del Frente Nacional Bolchevique, lo que le llevó a la cárcel, y después Partido Nacional Bolchevique (NBP). Actualmente continúa con su activismo político como opositor a Putin.

Historia de un servidor narra la historia de un poeta y escritor soviético exiliado en Nueva York que busca sobrevivir y obtener el éxito como escritor.
Al inicio de la novela, Limónov trabaja como mayordomo para un millonario, Steven Grey, en la casa de Nueva York de éste – donde el ricachón pasa pocos días ya que su residencia habitual está en Connecticut, junto a su familia, y también porque se la pasa viajando por negocios, por lo que puede disfrutar de ella a sus anchas. En un principio tiene una buena opinión de su jefe, pese a que se la pasa gritando a su secretaria –la pobre Linda–, pero tras un episodio similar por un pantalón que le manda a la tintorería cuando Grey desea ponérselo para un viaje, todo cambia radicalmente.
«El teléfono dejó de sonar enseguida, y arriba se volvieron a oír los pasos del jefe. Pies planos, pensé con odio. Era evidente que los pies planos se iban acercando hacia nosotros. Me di cuenta de que en ese momento razonaba como un criado: temía y odiaba a Steven como el sirviente que, pese a no haber cometido ninguna falta, evita encontrarse cara a cara con el amo. La sociedad, la civilización, la cultura, la historia y todo lo demás –los libros, el cine, la televisión– habían configurado nuestros papeles de amo y de criado. Lo quisiera o no, el sirviente se comportaba como tal y, a pesar de todo el intelecto y sus dotes de poeta, que, por otra parte, a nadie interesaban, tenía que hacerse el tonto y esperar trágicamente la llegada de su jefe. El criado Limónov, contrayéndose interiormente como un langostino atrapado en la la red del pescador, o como un erizo al que una damisela hubiera tocado con la punta de su sombrilla, escuchaba los pasos que se aproximaban inexorablemente por la escalera. Linda inmóvil como un conejo aterrorizado, tenía los ojos clavados en la puerta por donde había de entrar Steven.»

La visita del famoso escritor soviético, que queda encandilado por la novela que Limónov ha escrito, hace que sienta que entre él y su jefe, a quien apoda Gatsy y barón bárbaro, hay una especie de batalla tanto como trabajador como intelectualmente.
 A lo largo de la novela Limónov, nos hace ver su forma de ver y entender la vida. Como entró a trabajar como mayordomo gracias a Jenny, la anterior ama de llaves, con la que mantuvo una relación, iniciada al pensar él que era la señora de la casa y no una simple criada.
«Hoy en días en los Estados Unidos está de moda ser culto, y para serlo basta con asistir a conciertos de música clásica, a la ópera o a un espectáculo de danza. Si de repente se pusiera de moda someterse a los ritos aberrantes de alguna secta fanática, seguro que los mismos individuos se entregarían gustosos a ellos, en compañía de toda la sociedad burguesa.»

La historia pasa por diferentes temas: el mundo artístico y sus problemas para publicar, pese a tener agente literario y traductor; la disidencia; el trabajo y las diferente clases sociales «Al observarlos juntos, vi con toda claridad algo que ya sospechaba desde hacía mucho tiempo: Gatsby y Yefímenkov pertenecían a la misma clase, la de los amos del mundo, aunque uno fuera un multimillonario y el otro un escritor comunista, o, si lo prefiere, a la banda internacional de los Big Bothers, a la élite.»; del sexo, tanto con hombres como con mujeres; del amor, la falta de él y la infidelidad  «Había buscado el amor durante mucho tiempo, había soñado con él mientras, perdido en el caos de mi vida, sollozaba de soledad tendido en la cama de algún mugriento hotel, o me acostaba con prostitutas o con otros hombres, buscando ese amor en todos los cuerpos y preguntándome: «¿Será acaso ésta, o ésa, o, tal vez, aquél…?», y, cuando por fin lo había encontrado en Jenny, no había tardado en repudiarlo, hasta el punto de llegar a odiar a la muchacha soñada. »; de las relaciones familiares o la falta de ellas; de la vida americana; de la literatura rusa: desprecia a Pasternak y considera que la mayoría de autores dicen ser disidentes pero luego disfrutan de privilegios…    El tema principal es sin duda la vida misma.



Con un lenguaje directo, desenfadado, irónico y provocador, Limónov nos desgrana su vida, creando de sí mismo un personaje contradictorio pero muy humano, y  de las diferentes personas que han pasado por su vida, un retrato veraz y curioso. Desde Jenny, pasando por el Doctor Krishna, Nancy –la mujer de su jefe– o Sara, una fotógrafa deprimida que se arranca el pelo y por ello lleva peluca, que cuando sale de su vida le deja una ofensiva carta cuestionando su talento literario. Todo un mosaico de seres extraños.


Historia de un servidor ha sido publicado en España por Ediciones del oriente y del mediterráneo, en una bonita edición; editorial que también ha publicado Historia de un granuja del mismo autor. Éste es mi primer acercamiento a Limónov. Un primer acercamiento agradable que me ha permitido ahondar en la obra y no en el mito creado en torno a su figura, siempre teniendo en cuenta que no todo lo que se plasma es real; después de todo, si bien se basa en su vida, sigue siendo una novela. 

1 comentarios:

  1. Si, Monica, Limonov es un grandisimo escritor, y es una pena que solo se hayan traducido 3 libros suyos en español, y no los mas importantes, como "Diario de un fracasado", "Memoir of a russian punk", "El gran hospicio occidental", "El libro del agua", etc...
    En Francia, hemos podido leer unos 20 libros suyos.
    He hecho un site muy completo (que se llama TOUT SUR LIMONOV) sobre el verdadero Eduard Limonov, no el personaje de Carrére : hay mucha informacion inédita :
    http://www.tout-sur-limonov.fr/

    Amistades desde Paris,
    José-Dominique

    ResponderEliminar

 

Blogger news

31/08/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Diletantismo cultural.
10/08/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. La invasión de los ultracuerpos.
30/07/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Los últimos días del verano.
05/07/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Por favor, mátame.
12/06/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Escoria laboral.
9/05/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. La última batalla.
23/05/2015. Nueva Entrada en Dios os odia a todos. ¡A la mierda!
14/05/2015. Nueva Entrada en Dios os odia a todos. Alma errante.
24/04/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos.Caídos en combate.

About

Sobre libros, escritores y literatura.

Entradas populares