EL MIEDO DE LARGOS PÁRPADOS: Viy.


“El filósofo se puso de pie de un salto con la intención de salir corriendo, pero la vieja le cortó el camino poniéndose en la puerta y fijando en él sus brillantes ojos. Otra vez empezó a acercarse.
El filósofo intentó empujarla con las manos y para sorpresa suya se dio cuenta de que no conseguía levantarlas, sus pies tampoco se movían y, aterrorizado, Jomá, por fin, comprobó que ni siquiera podía pronunciar palabra alguna: sus labios se movían sin dejar salir ningún sonido. Sólo oía cómo le latía el corazón, luego vio cómo la vieja se le acercaba. Le dobló las manos, le agachó la cabeza, saltó con la rapidez de un gato sobre su espalda, le golpeó con su escoba en un costado y Jomá, como un caballo ensillado, se puso a galopar dando saltos y llevando a la vieja sobre sus hombros.”
                        Viy

“Viy es una creación colosal de la imaginación popular. Es el nombre que los ucranianos asignan al rey de los gnomos. Sus párpados son tan largos que llegan hasta el suelo.”
                                                                       Nota de Nikolai V.Gogol en Viy.



Es curioso la poca popularidad que tiene el cuento o el relato en el mercado español, sobre todo teniendo en cuenta las joyas que ha dado ese género. La literatura rusa es un buen ejemplo de ello. Tolstoi, Chekhov, Odoiesvki, Pogorelski, Pushkin, Leskov o Gogol son un ejemplo de grandes escritores que escribieron más que notables cuentos, incluso de fantasía y terror. Viy es uno de ellos.
Viy (Вий) fue escrito por Nikolai Vasilievich Gogol y se publicó por primera vez en 1835 en su recopilación de relatos Mirgorod. En él Gogol mantiene el espíritu de las historias inspiradas en las tradiciones y leyendas populares de Ucrania, como en Veladas en un caserío de Dikanka. La crítica literaria reprobó ferozmente la realista descripción de los monstruos infernales, por ello, en 1842, el mismo Gogol retocó ese pasaje, suprimiéndola en parte, cuando preparaba la edición de sus obras completas.

Viy relata las aventuras de Jomá,  estudiante en el monasterio de Bratski. Tras el fin de las clases, los estudiantes del seminario regresan a sus casas. Tres de ellos –– el teólogo Joliava, el filósofo Jomá Brut y el retórico Tiberio Gorobeto –– encuentran un pequeño caserío en el bosque, después de perderse mientras buscan una aldea para conseguir provisiones. Les recibe una anciana que en un primer momento se niega a acogerles. Finalmente lo hace, pero separa a los chicos ya que no se fía de ellos.
Esa misma noche la anciana acude a visitar a Jomá, quien , antes de que pueda darse cuenta, se encuentra con ella subida a sus espaldas y galopando, descubriendo que es una bruja. El muchacho consigue vencerla con conjuros y oraciones, y la golpea con un leño hasta dejarla moribunda. Es en ese momento cuando la anciana se transforma en una bella joven.
Asustado, Jomá huye hacia Kiev y al llegar allí escucha la historia de la hija de un rico centurión cosaco que regresó a casa mortalmente herida. El mismo rector le comunica que la muchacha ha solicitado que él, Jomá, le asista con oraciones y que en el momento de su muerte le vele durante tres noches; y le hace partir sin demora. Al poco de llegar a su destino la joven muere. Al ver el cadáver descubre con horror que la muchacha no es otra que la bruja. Intenta huir pero le es imposible.
Los sirvientes llevan el cadáver a una iglesia y Jomá se dispone a velarla las tres noches. La primera de ellas la bruja se levanta de su ataúd; la segunda convoca a demonios y monstruos; y la tercera reclama la presencia de Viy para cobrarse su venganza.

Viy es una historia brillante donde Gogol demuestra, una vez más, su maestría a la hora de crear historias. En el relato quedan perfectamente reflejados tanto las costumbre de los seminaristas como la de los cosacos. No es sólo un cuento de fantasía o de terror, que lo es. El autor abarca mucho más. Al inicio da la impresión de que nos encontramos ante una historia de picaresca, pero conforme avanza ––a partir del bosque –– la impresión cambia. La realista descripción de lo cotidiano, como la vida de los seminaristas, o los mismos campesinos, hace que el terror que provocan los monstruos se vea realzado. Su forma de narrar es natural, sin artificios, nada pretenciosa, incluso con humor a momentos.
Un detalle importante es la terrorífica figura de Viy. El autor afirma que Viy es un personaje de la mitología ucraniana precristiana, pero no es así. Dicho personaje se creó íntegramente en la imaginación del escritor y lo plasmó de forma tan magistral que nos hace creer que forma parte de las tradiciones eslavas, como la rusalka.
Viy ha sido publicado en varias ocasiones en España, la última de ellas de la mano de la editorial Nørdicalibros en una magnífica edición ilustrada por Luis Scafati. Y también ha sido adaptada al cine.

*Ilustración de H. Yakutovych. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Blogger news

31/08/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Diletantismo cultural.
10/08/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. La invasión de los ultracuerpos.
30/07/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Los últimos días del verano.
05/07/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Por favor, mátame.
12/06/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. Escoria laboral.
9/05/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos. La última batalla.
23/05/2015. Nueva Entrada en Dios os odia a todos. ¡A la mierda!
14/05/2015. Nueva Entrada en Dios os odia a todos. Alma errante.
24/04/2015. Nueva entrada en Dios os odia a todos.Caídos en combate.

About

Sobre libros, escritores y literatura.

Entradas populares